was successfully added to your cart.

Carrito

A los hijos los cuida la Virgen y a la pareja tú

Por febrero 18, 2019Blog, Pareja

A los hijos los cuida la Virgen y a la pareja tú

En este momento imagino la cara de sorpresa o de angustia de muchas de ustedes al leer de qué trata este texto, y es que en nuestra sociedad estamos acostumbradas a dar todo por los hijos. En cuanto nos enteramos que estamos embarazadas nuestro mundo empieza a girar en torno a ellos, cambiamos rutinas “por el bien del bebé”, nos alimentamos mejor “por el bebé”, y así, hacemos un sinfín de cosas a favor de nuestros hijos, cuando la realidad es que estando bien nosotras, ellos van a estar bien, por eso, es fundamental que primero nos ocupemos de nuestro bienestar.

Y qué decir de nuestra pareja, si nosotros nos ponemos en segundo lugar por los hijos, a la pareja la dejamos al final, pero recuerda: los hijos son prestados, cuando crecen y son independientes, se van de la casa y lo más probable es que te quedes sola con tu pareja, que será un “desconocido” con el que hablabas y compartías poco, por dedicar la mayor parte de tu tiempo a tus hijos. A mí me quedo muy grabado esto que decía mi abuelita: “A los hijos los cuida la Virgen y a la pareja tú”.

Muchas parejas se separan durante el primer año de vida de los hijos, porque las mujeres se despreocupan del esposo y ellos comienzan a sentirse solos, tanto que pueden llegar a ver a los hijos como intrusos.

Por eso, busquen tiempo para platicar, para salir solos, pueden ir a caminar, al cine, practiquen juntos algún deporte, incluso pueden quedarse en casa y ver su serie favorita, organizar una reunión con amigos en común; las opciones son ilimitadas, lo valioso es que se dediquen un espacio para ustedes.

Recuerda, primero está el esposo, luego los hijos. Construye una relación basada en el amor y en la comunicación. Ten claro que los hijos te cambian, pero debes hacer consciencia de que la relación de pareja es fundamental para que todo en tu casa con tu familia marche sobre ruedas.

Si quieres profundizar en este tema haz click en la tienda On Line con el libro “¿Perita en dulce yo? ¡Ni madres!”

Por Ale Velasco.
Abrazo de Chango Marango