was successfully added to your cart.
Category

Autoestima

El Bullying me lastima

El “Bullying”, me lastima.

Por | Autoestima, Blog, Crianza, Mamás, Psicología

El “Bullying”, me lastima.

Por qué hoy en día se escucha tanto que el Bullying es una moda, eso no es cierto, el acoso escolar como también se conoce, siempre ha existido pero el grave problema es la tecnología, los teléfonos celulares, las redes sociales. Ahora los adolescente con un solo click pueden mandar un mensaje de desaprobación de algún compañero y en segundos todo el salón se entera que algún alumno huele mal o se ve gordo o se mancho, los medios electrónicos pueden ser maravillosos para informar en el preciso momento, pero pueden ser extremadamente peligrosos.

Seguir leyendo

No te olvides de ser mujer

Por | Autoestima

Ser 100% mamá puede ser maravilloso por un tiempo, pero la realidad es que la mujer debe trabajar paralelamente en disfrutar su rol maternal y desarrollar su vida profesional, haciendo brillar sus talentos para que el día de mañana cuando sus hijos partan, ella lleve un largo camino pavimentado, prepararando a los hijos para que el día de mañana puedan emprender el vuelo sin la necesidad de la ayuda de la madre. Debemos acabar con la dualidad de escoger la familia o el trabajo, sino buscar SER una persona integral, completa para encontrar la armonía en la vida.

¿Cómo encontrar el equilibrio en la vida profesional y laboral?

La mujer debe conservar su esencia de mujer, trabajar en su femineidad, aprovechar sus habilidades femeninas para desarrollarlas en lo  laboral, sin buscar parecerse a los hombres ni competir contra ellos, verlos como aliados y no como enemigos. Creando nuevos caminos de comunicación y estableciendo las nuevas reglas de vida, muy diferentes a las del siglo pasado, ya que las responsabilidades que ha adquirido la mujer en la actualidad son muy distintas a las que tenían sus madres.

Si dentro de la familia existe una pareja unida, que trabaja en conjunto  y rema hacia el mismo lado, apoyando laboralmente el desarrollo de la mujer, para que la mujer se realice tanto como madre como profesional en la educación de sus hijos, esto ayudará a fortalecer los valores familiares.

Comunicar lo que se piensa, escuchar tu voz interna, conectarse con tus necesidades y sus verdaderos deseos, pero sobre todo valorarse

Recupera tu faceta de mujer, no la dejes a un lado.

 

PRIMERO MUJER Y DESPUÉS MAMÁ

1.-Somos y seremos un pilar decisivo en la vida de nuestra familia.

2.-La madre primero se debe poner el oxígeno y después el hijo.

3.-La mujer debe cuidar su bienestar y su salud.

4.-Dedicar tiempo para sí misma.

5.-Mamá tranquila – hijo tranquilo

6.-La mujer debe buscar las actividades que la hacen feliz.

7.-Focalizar sus sueños.

8.-La mujer debe creer en ella misma.

9.-La clave del éxito es buscar un equilibrio en la vida personal y profesional.

10. Descubre tu talento y conviértelo en tu gran pasión

 Recuerda: Lograr sacudir el alma, es desprende del cuerpo lo que ya no te sirve para moverte hacia otro lugar en donde te sientas más plena.

Descubre tu propósito

Por | Autoestima | Sin comentarios

Vaya, empezando ya la segunda semana. Espero que ese diario vaya avanzando, y me gusta pensar que sigues con interés los mensajes y los videochats.

Hoy quiero regresar a hablarte sobre ti: tus talentos lo que te apasione, porque te lo decía desde el inicio. Gritar no es el problema, sino que es el síntoma de un problema mayor que cuando logres poder nombrar, podrás empezar a resolver, y al hacerlo verás que no sólo dejas de gritar sino que dejarás de poner tu vida en pausa y podrás darte cuenta que la felicidad no es una meta o un destino, sino que la felicidad es hoy, justo hoy que construyes las memorias que te regocijarán cuando seas abuela, justo hoy que tus sueños son mayores a tus recuerdos, y es por eso que para entrar en tema quiero hablar de ti.

Sin entrar en temas religiosos, sin hablar de Dios o lo que tú creas que nos haya creado, difícilmente habría creado a alguien como cualquiera de nosotros simplemente para vivir la vida en modo de superviviencia, después de perderte en el camino…

Recuerda la última vez que saliste de vacaciones (o tal vez tengas la fortuna de vivir en algún paraíso natural) a algún lugar con naturaleza silvestre. Recordarás que en la naturaleza, todo es armonía, belleza y sobre todo abundancia. La naturaleza no da más a unos que a otros, por ser esto o aquello, por haber hecho o dejado de hacer.

Ni los pájaros ni algún otro animal más que el humano, se esfuerza trabajando de 6 a 6 para tal vez llevar algo de comer a sus casas, ni mucho menos se ven forzados en invertir su presente (perdiéndose la delicia de ver crecer a los hijos cada día), trabajando los mejores años de sus vidas buscando algo de “seguridad” por tener algo que ofrecerles durante los años que vivirán con ellos.

¿Te fijas por donde voy? si nuestros hijos hablaran, difícilmente dirían: sí mamá, sí papá vayan a trabajar muy duro hoy, y por 20 años para que cuando yo sea grande pueda decirte gracias, mientras yo me pierdo de ti mientras crezco y tú te pierdes de mi por estar pensando en el futuro.

No te digo esto para que sientas culpa si acaso te identificas, sino para que empecemos a comprender que parece que hemos hecho las cosas al revés, y eso ha pasado porque en este mundo, todos los demás parecen saber más y mejor que nosotros cualquier cosa.

Este mundo esta diseñado para no tomar decisiones. Si vas a la comida corrida, no te esfuerzas por el elegir el platillo, si quieres vacacionar y vas a la agencia, puedes elegir un viaje dentro del presupuesto y días que quieres invertir, si no sabes si lo del paro de los maestros o la desaparición de estudiantes, basta echar un ojo a las noticias donde no sólo te enterarás de esas cosas sino de muchas más, pero si te fijas, las notas importantes vienen siempre acompañadas del juicio de valor u opinión que deberías de tener.

Por eso tal vez el primer paso para transformar tu vida es dejar de hacer lo mismo que siempre haz hecho, esperando resultados distintos.

Tal vez una buena idea sería apagar esa tele, y empezar a buscar lo que nos apasiona, porque empezando por los principios y valores que crees enseñar verbalmente a tus hijos, nada es más valioso que lo que aprenden de tu ejemplo.

La revolución este planeta empezará el día en que cada persona seamos responsables de nuestro destino personal y profesional, cuando dejemos de trabajar en proyectos y trabajos en los que no ponemos el corazón.

Lo que creo es que sea lo que sea que hacemos, si no fluimos en esta vida es que tal vez no estamos trabajando en nuestro propósito de vida, pues cuando eso sucede, nos damos cuenta que estamos aquí para ser felices.

Todo lo que necesitas es amor.
~John Lennon

 

Echa un ojo a este gráfico, dibújalo en tu diario y toma por preguntas las palabras que están en los círculos mayores y en negritas.

proposito

¿Conoces tus talentos?

Por | Autoestima | Sin comentarios

Es curioso que cuando en un taller en vivo pregunto en las participantes si conocen sus talentos o en que son especialmente buenas, la mayoría no sabe responder, pero si pregunto inmediatamente si conocen su principal defecto, ahí sí que lo conocen.

Si te fijas vivimos en una cultura que se especializa en detectar los errores, incluso y tal vez sobre todo los del de enfrente… pero no reconoce sus propios talentos.

Esto lo vemos en las escuelas. Cuando tu hijo crece y elige estudiar algún deporte que le encanta, lo pensamos pero si necesitamos elegir entre llevarlo a clases de ese deporte o clases de regularización en la escuela, lo llevamos a esta última casi sin pensarlo… y parece que tiene sentido pero la realidad es que esos cursos de regularización pocas veces logran regularizar, y pensando que el niño se quedó sin practicar lo que quería, al final perdió la oportunidad de divertirse y destacar en eso que le agrada, y sigue siendo poco hábil en algo que tal vez no tiene el interés (no hablé de capacidad).

Volviendo a ti, toma tu diario y responde sin pensarlo (para que no entre tu cabeza a meter ruido y dudas) estas dos preguntas:

1. ¿En qué eres buena? ¿qué es eso que todo el mundo reconoce en ti como algo que haces muy bien y que disfrutas hacer?
2. ¿Cómo puedes poner eso que haces bien al servicio de los demás?

Cuando lo sepas, lista empresas o personas que hagan dinero haciendo eso en lo que tú eres buena.

No te preocupes si parece demasiado tarde o si hay demasiada competencia…

Generalmente somos felices haciendo cosas que sabemos hacen feliz a alguien más, así que cuando sabes en que eres buena y que disfrutas hacer, puedes aspirar a construir un camino profesional donde puedas aportar valor excepcional.

Como ejercicio final de esta nota te pido que revisando los talentos que has apuntado, elige uno, levántate frente a un espejo y cuéntate -viéndote a los ojos (como cuando ves a tu mejor amiga), uno de esos dones explicándote muy brevemente, cómo lo vas a poner al servicio de los demás.

Luego de eso, respóndete a ti misma diciendo tu tu nombre: ______________ felicidades, sé que lo vas a lograr y cuentas conmigo para hacerlo realidad.

Házlo así porque posiblemente si eres como la mayoría de los latinos, llevas demasiado tiempo escuchando a tu voz interna hablando de dudas y limitaciones, así que esta idea es que empieces a hacer consciente tu diálogo interno del cuál hablaremos esta misma semana, y empezar a darle más atención a esos mensajes que te ayudarán a lograr tus metas a través del refuerzo positivo.

Mujeres explosivas

Por | Autoestima | Sin comentarios

Las mujeres cargamos con un estigma injusto. Durante siglos se ha dicho que actuamos visceralmente, que solo nos mueven los sentimientos y que dejamos de lado la razón. Sabemos que esto no es verdad, pero en ocasiones alimentamos esta fama debido a que nos comportamos de manera irracional. Por supuesto, no es una cuestión de género, pues lo hombres también pasan por momentos de irracionalidad.

Sin embargo, para evitar que a ti te etiqueten como una mujer histérica que explota ante cualquier pequeñez, te recomiendo que tomes en cuenta los siguientes comentarios y sugerencias para evitar explotar.

1. Respira profundamente tres veces:

Antes de contestar respira hondo, primero piensa y luego contesta. ¡Escucha! O tu lengua te volverá sorda.

2. Duerme bien:

Dormir las horas que necesitas hace que tu cuerpo descanse y tengas la energía necesaria para trabajar arduamente. Hay personas que con pocas horas se sienten bien; en cambio, otras necesitan mínimo de 8 horas. Conócete y busca descansar para evitar alterarte.

3. Aliméntate sanamente:

Comer bien y a tus horas, es algo estrictamente necesario. Muchas mujeres lo dejan a un lado y desgraciadamente después sufren las consecuencias. No dejes de hacerlo y cuídate, ya que nadie verá mejor por ti que tú misma. Siempre lleva una barrita nutritiva por si te da demasiada hambre entre comidas.

4. Haz ejercicio:

Las mujeres en muchas ocasiones dejamos de hacer ejercicio porque no tenemos tiempo, pero buscar unas horas a la semana para practicar algún deporte o yoga o caminar, es una forma de cuidar tu salud. Encuentra tiempo para ti por lo menos dos veces a la semana.

5. Evita estar acalorada:

El calor hace que las personas exploten con mayor facilidad y más cuando la hormona está fluyendo, procura cubrirte bien en las mañanas, pero prevé que puedas quedarte con algo más ligero durante el día, ya que muchas mujeres son friolentas, se ponen cuellos de tortuga y a medio día ya no saben qué hacer con tanto calor que tienen.

6. Toma tu tiempo:

En la Ciudad de México o en algunos países que existe mucho tránsito, hay que prever el tiempo de traslado, ya que si antes hacías 20 minutos ahora puedes hacer una hora. Es recomendable llevar siempre un buen libro contigo y una libretita para poder escribir tus pendientes o algunos pensamientos que se podrán convertir en futuros libros.

7. Controla el tiempo de respuesta:

En ocasiones alguna persona mueve nuestros sentimientos. Es decisivo procurar mejorar nuestro tiempo de respuesta. Busca el momento ideal para poder responder. Si estás a unos días de tu período, toma en cuenta que estás muy irritable y tu respuesta puede ser muy agresiva. Si reaccionas a algo que te pueda afectar, lo tomarás de una forma visceral, lo más probable es que hagas daño a otras personas, entre ellas tu familia o en particular tus hijos, y ellos no tienen la culpa.

8. Encuentra caminos de salida:

Es conveniente encontrar pequeños mecanismos de escape ante una situación que nos haya agitado anteriormente. Si estás en una reunión familiar y tu suegra comenta algo que no te parece, levántate sin hacer ningún escándalo, sal a tomar aire fresco o toma agua. Si siguen hiriendo tus sentimientos, es mejor que te alejes del lugar y evites enfrentarte.

9. Dirígete al baño y empieza aplaudir:

El contacto con tu interior al momento de aplaudir es muy bueno, porque te enseña a estar en el aquí y en el ahora. En ocasiones el ser humano se enoja no por lo que hicieron los demás sino por momentos de frustración que tiene la propia mujer.

10. Date un palmazo:

Con el fin de evitar que las madres les peguen a sus hijos, es mejor que se den un aplauso a ellas mismas, de esta manera lograrán controlarse e impedir herir a los hijos, porque en ocasiones se les pega no por lo que hicieron sino porque la madre está enfurecida. Este tipo de técnicas contribuyen a no desquitarse con los hijos y a lograr un mejor control como persona.

11. Descubre los síntomas de alarma:

Cada uno de nosotros tiene sus propios síntomas físicos de agitación: taquicardia, sudor frío, nudo en la garganta, falta de respiración. Si sabes de antemano lo que te sucede cuando te alteras, es mejor identificarlo antes de caer en una reacción explosiva, respira profundo.

12. Analiza las causas:

Por alguna razón en ocasiones existen hechos que nos afectan en particular profundamente. Debemos buscar su causa y saber por qué nos está inquietando tanto, tal vez están hiriendo nuestra niña que llevamos dentro. Es decisivo encontrar lo que nos está molestando y buscar ayuda psicológica para resolverla, no temas pedir apoyo, verás como tus cambios serán favorables.

13. Lucha las batallas que debas de luchar:

Las mujeres luchamos todas las batallas tanto con familiares como con amigos, y lo esencial de este proceder es que antes de reaccionar y encolerizarse, piensen si vale la pena pelear por esa batalla. Lo que no, es mejor hacerlo a un lado.

14. Haz cosas para ti y por ti:

Busca actividades que te gusten hacer, que te hagan ser feliz y realizarte como ser humano y si además te pagan, pues resultaría maravilloso.

15. Aprende a decir que no:

Cuántas veces haces trabajos que no te gustan y en lugar de estar satisfecha te sientes frustrada y enojada. Cuando algo no te parezca, es mejor decir que no y buscar cualquier alternativa para salirte. Cuando te sientas explotada en un trabajo, es mejor buscar alternativas.

Yo valgo mucho

Por | Autoestima | Sin comentarios

Extracto del Libro Calladita me veo más bonita. ¡Ni madres!

En una breve conversación, un hombre le hace a una mujer la siguiente pregunta:

-¿Qué tipo de hombre estás buscando?

Ella se quedó un momento callada antes de verlo a los ojos y le preguntó:

-¿En verdad quieres saber?

Él respondió:

– ¡Sí­!

Ella empezó a decir:

-Siendo mujer de esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo no podrí­a hacer sola. Tengo un trabajo y yo pago todas mis facturas. Yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre, porque soy económicamente independiente y responsable de mi administración financiera. Mi rol ya no es el de ser ama de casa dependiente de un hombre en ese sentido. Yo estoy en la posición de preguntar a cualquier hombre, ¿qué es lo que tú puedes aportar a mi vida?

El hombre se le quedó mirando. Claramente pensó que ella se estaba refiriendo al dinero. Ella sabiendo lo que él estaba pensando, dijo:

-No me estoy refiriendo al dinero. Yo necesito algo más. Yo necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida.

Él cruzó los brazos, se recargó sobre la silla y, mirándola, le pidió que le explicara.

Ella dijo:

-Yo busco a alguien que luche por la perfección mental, porque necesito con quién conversar, no necesito a alguien mentalmente simple. Yo estoy buscando a alguien que luche por la perfección espiritual, porque necesito con quien compartir mi fe en Dios. Yo necesito un hombre que luche por la perfección financiera porque, aunque no necesito ayuda financiera, necesito a alguien con quien coordinar el dinero que entre en nuestras vidas. Yo necesito un hombre que luche por su individualidad, que tenga la libertad para salir a volar y regresar responsablemente a su nido, porque enriqueciéndose a sí­ mismo, tendrá algo maravilloso que regalarme cada dí­a. Yo necesito un hombre lo suficientemente sensible para que comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero suficientemente fuerte para darme ánimos y no dejarme caer. Yo estoy buscando a alguien que yo pueda respetar. Partiendo del respeto que él mismo se gane con el trato, el amor y la admiración que me dé. Dios hizo a la mujer para ser la compañera del hombre. No para ser menos o más, si no para que juntos forjen una vida en donde la convivencia los lleve a la felicidad. Si existe un hombre así­ pues eso es lo que yo busco.

Cuando ella terminó de hablar lo miró a los ojos. Él se veí­a muy confundido y con interrogantes. Él le dijo:

-Estás pidiendo mucho.

Ella le contestó:

-Yo valgo mucho.

BY  Ale Velasco

 

 

La historia de la renovación del águila

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

El águila , es el ave que posee la mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 80 años, pero para llegar a esa edad, antes y hacia el ecuador de su vida tiene que tomar una seria decisión.

A los 40 años sus uñas curvas y flexibles , no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.

Su pico alargado y punteagudo, también se curva.

Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas y volar es ahora muy difícil; entonces el águila , tiene sólo dos alternativas: Morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared , donde no necesite volar.

Apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.

Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas y después de cinco meses sale victoriosa para su famoso vuelo de renovación, y entonces dispone de 40 años más.

Discapacitados del alma

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

Hace tiempo leí una hermosa historia de una psicóloga que recibió un paciente ciego, quien la consultó porque sentía una profunda depresión.

Luego de escucharlo, le pide una tarea muy común que se le encarga a personas con este problema: Registrar por una semana en un diario solo las cosas bellas y hermosas por las cuales sentirse agradecido de su vida.

Volvió a la semana siguiente y al llegar el mismo paciente, la doctora se disculpa pensando que tal vez era muy complicada la petición de tarea para una persona que tenía razones muy fuertes para sentir depresión. El paciente la interrumpe y le confirma que sí la había hecho y que le había servido muchísimo.

Abrió un maletín y entregó a la Doctora 4 cuadernos repletos de palabras completados en solo una semana (transcritos del alfabeto braille al español con ayuda de su asistente).

La doctora sorprendida entró en curiosidad por saber qué podría escribir una persona para llenar de agradecimientos 4 cuadernos. No había pasado de la página dos cuando empezó a llorar. Estaba sumamente sorprendida y conmovida por lo que leía y el paciente preguntando la razón de su llanto, recibió respuesta…

Verás, ahora que leo lo que escribes, me doy cuenta que estoy más deprimida que tú y no me había dado cuenta. Se requiere una gran sensibilidad para registrar las cosas que tú me compartes: Agradezco a la vida la maravilla del calor del sol que me despierta, la textura de mis sábanas frescas de algodón y la bendición de tener cada día agua suficiente para una ducha tibia, la sensación y el aroma de una toalla limpia, el olor a pan tostado, las burbujitas de la soda cuando me la llevo a la nariz, el olor del café recién servido, la gentileza de una cajera en el supermercado, etc.

Cosas que todos nosotros experimentamos todos los días pero por nuestra discapacidad, no vemos ni valoramos nada de eso, y desde ahí pretendemos educar a nuestros hijos.

Tal vez esta sea la razón por la que estamos formando una generación de niños malagradecidos que discuten con sus padres por caprichos y berrinches, con una sensación de autoridad enorme porque no han aprendido a valorar nada de lo que tienen, y eso es producto de que no hemos sembrado en ellos el agradecimiento y la consciencia de fortuna por tener un techo donde dormir, comida en la mesa y todas las cosa que olvidamos valorar y disfrutar.

Los que tenemos las necesidades básicas satisfechas nos hemos vuelto insatisfechos, y cada vez buscamos mas cosas para alcanzar la felicidad sin entender que la felicidad es una actitud de encontrar sentido a lo que hacemos, y para eso no necesitamos hacer siempre lo que queremos pues eso nos hace personas: egoístas, superficiales, poco empáticas centradas solo en lo que queremos.

Si viéramos la mitad de  lo que percibe el paciente sin ver, nuestra vida cambiaría en un instante, porque muchos de los problemas que tenemos vienen por no hacerles saber cuanto amamos  a cada uno de nuestros seres queridos, por decir solo cosas hirientes que nos alejan unos de otros cada vez más, rompiendo los vínculos y alejándonos tanto -como decíamos ayer en la fábula de por que gritamos- que corremos el riesgo de no poder volver a acercarnos. Por no tener el amor y la actitud de conocer la forma de llenar los tanques emocionales vacíos de nuestra pareja e hijos, fundamental para mantener unido el sistema familiar.

Si nos proponemos entregar lo mejor de nosotros mismos, claramente tendríamos que cambiar las cosas en la familia, empezando por no perder jamás ni un solo día la oportunidad de hacerle sentir a cada miembro de nuestra familia, lo importante que son para nosotros y lo mucho que los amamos.