was successfully added to your cart.

Carrito

Category

Blog

Los límites forman niños seguros

Los límites forman niños seguros

Por | Blog, Crianza, Practiconsejos

Los límites forman niños seguros

Educar a los hijos es acompañarlos, guiarlos, cuidarlos, amarlos durante su desarrollo, hacerlo con cariño y dedicación les ayudará a ser personas emocionalmente equilibradas. Nuestra labor como padres incluye saber poner y utilizar los límites, que son las herramientas que se convierten en nuestros apoyos, junto con las normas, las reglas y decir “no” a tiempo

Los límites son como una espacio imaginario dentro del cual los niños pueden crecer y desarrollarse libremente para ser independientes y adquirir habilidades sociales que les permitirán lograr convivencias sanas tanto en el hogar como en la escuela y en todos los lugares en los que se relacionen con otras personas.

El Método del lenguaje del cariño, es básico para todo ser humano, las expresiones como el contacto físico en caricias, abrazos, besos, es una forma de demostrar a los hijos que se les ama, y que merece cuidados y atención. Un hijo necesita del afecto y contacto con sus padres, que lo toquen, que lo apapachen, que le hagan cosquillas; es una forma de mantener lleno su tanque emocional. La combinación de amor y límites es lo que yo llamo Amor firme con límites.

Usar Amor firme con límites, es establecer reglas claras de acuerdo a la edad de cada niño, sin necesidad de enojarnos, sin cambiarlas constantemente, pues los niños podrían confundirse con facilidad si un día les damos una instrucción y al otro la modificamos. No debemos renunciar a imponerlas porque hoy estamos cansados, estresados, porque es fin de semana o porque sentimos culpa por no estar con ellos debido al trabajo o a todas las actividades que realizamos durante la semana.

Cuando los padres logran conectarse con sus hijos de corazón a corazón, también consiguen que se acepte la disciplina con más facilidad, ya que un hijo que siente ese vínculo con sus padres, entenderá las reglas de su hogar, será respetuoso y responsable, sabrá la razón por la que sus padres esperan de él un buen comportamiento.

Los niños que son educados con límites amorosos crecen también en autoestima. Es de suma importancia que los madres y padres conscientemente tengan un contacto físico como a sus hijos, porque en muchas ocasiones lo hacen de manera espontánea, pero no es suficiente. Los padres entre más rellenen el tanque emocional de los hijos, más saludable será su identidad como persona y reaccionará positivamente en la guía paternal en todos los ámbitos de su vida.

10 Practiconsejos para el regreso a clases

Regreso a clases. 10 practiconsejos

Por | Blog, Crianza, Practiconsejos

10 Practiconsejos para este Regreso a Clases.

Hola Amigas. La fecha se acerca, el regreso a clases ya está aquí y quiero compartir estos 10 practiconsejos de vida, son para ti y para tus hijos. Esta etapa no tiene por qué ser complicada y tanto ellos como nosotras deberemos estar preparados, tanto mental como físicamente, para enfrentar sin ningún problema el cambio de rutina.

Seguir leyendo

10 Practiconsejos para mamás frustradas

Por | Blog, Practiconsejos

10 PractiConsejos para mamás frustradas

  1. Pensar primero en ti y luego en los demás.
  2. Dejar de buscar ser la Super mujer.
  3. Pedir que tu pareja sea más pareja.
  4. No renunciar a los sueños solo postergarlos.
  5. Trabajar paralelamente en algún proyecto personal.
  6. Dejar ser la madre perfecta y tener expectativas de los hijos.
  7. Romper la rutina casa-hijos-casa.
  8. Darte tiempo fuera del ambiente familiar.
  9. Buscar independencia económica.
  10. Buscar equilibrar la vida personal y familiar.

Abrazo de Chango Marango
Ale Velasco

Amor a una misma

Amor a una misma

Por | Autoestima, Blog

Amor a una misma

La vida es como un río que constantemente cambia su cauce. En un lugar, puede ser lento y tranquilo, para convertirse en una corriente inesperadamente vertiginosa y tremenda. La superficie puede ser un espejo apacible que nos engaña al ocultarnos las corrientes que arrastra en la profundidad. En un lugar nos puede presentar paisajes hermosos y cálidos, y en otro oscuros y fríos. Este río de la vida nos obliga a aprender a esperar lo inesperado y a adaptarnos a su ritmo siempre cambiante. Exige que seamos flexibles y abiertos y nos lleva a comprender que nada es estático, sino que todo está en constante movimiento, en constante transformación.

La vida constantemente nos murmura para despertarnos. Algunas veces esos susurros nos llegan a través de otras personas que sirven de mensajeros. En ocasiones escuchamos, en otras los ignoramos. Impulsa y anima a tu hijo para valerse por sí mismo, ve sus limitaciones como motivos para desarrollar una disciplina.

A veces sólo vemos lo que nos conviene, sufrimos de miopía y dejamos de ver a largo plazo lo que es más provechoso. Olvidamos que el tiempo pasa rápido y que lo que ahora nos parece más cómodo, el día de mañana puede resultar oneroso.

Las madres debemos ser alicientes para que los hijos salgan adelante y se conviertan en el ejemplo e inspiración para otros. Existen enseñanzas fundamentales que debemos inyectarles para que tengan amor a sí mismos; es decir, una fuerte autoestima que los convierta en seres humanos de bien. Para eso primero nos tenemos que querer nosotras, cuidarnos, consentirnos, hacer lo posible por vivir en paz con nosotras mismas.

Sé consciente y repite

• En todo el mundo, no hay nadie como yo.
• Hay personas que tienen algo en común conmigo, pero nadie es exactamente como yo.
• Soy dueña de todo lo que me concierne.
• Debo ser afectuosa y cariñosa conmigo misma.
• Soy única e irrepetible.

Recuerda empezar a quererte hoy, para que mañana te quieran los demás. Eres una persona valiosa e inteligente, por lo que es importante apapacharte y consentirte.

Abrazo de Chango Marango
Ale Velasco

depresión postparto

Depresión postparto

Por | Blog

Depresión postparto

Después del nacimiento del bebé, la mayoría de las mujeres pasamos por un período de adaptación, en el que debemos acostumbrarnos a nuestro nuevo papel como madres, así como a descubrir y conocer los requerimientos y necesidades del bebé. Esta etapa de bruscos altibajos en el estado de ánimo por el que pasan casi todas las mujeres, está relacionada con los cambios orgánicos del embarazo y el parto.

En gran medida se debe a la necesidad de reorganizar nuestra vida y acatar en primer lugar, la responsabilidad de mantener sano a nuestro hijo, a procurarlo y a buscar hacerlo feliz. Este momento suele ser para un gran número de mujeres, un tanto conflictivo, pues por un lado desearían regresar a su estado anterior y no tener la responsabilidad tan grande que representa un hijo y al mismo tiempo, es el momento de ver coronada la tan anhelada maternidad.

Esos sentimientos encontrados nos llevan a asombrarnos de nosotras mismas, a romper en llanto de repente sin provocación aparente, cuando deberíamos estar alegres. En esta etapa, es normal tener períodos de lágrimas acompañados de melancolía debido al gran cambio hormonal que se lleva a cabo por el repentino y excesivo descenso en el nivel de la progesterona después del nacimiento del bebé. Esto puede ser, uno de los factores que contribuyen a la aparición de la melancolía.

En el caso de las mamás primerizas, es normal se sienten abrumadas por su falta de experiencia frente a las exigencias que requiere el cuidado del recién nacido y todo lo relacionado con él.  Si este es tu caso, no te angusties, algunas mujeres sufren sólo unos días, mientras para otras son semanas o meses; dependiendo tanto de la situación a su alrededor, como de ellas mismas.

Este sentir no es exclusivo de las madres primerizas. La depresión postparto pueden sufrirla por vez primera mujeres que ya han sido madres hasta su segundo o tercer bebé.

Por paradójico que parezca, una de las causas de este desconcierto se debe a que la madre llegar a extrañar la presencia del niño dentro de sí, los continuos pataleos y movimientos; y aunque ha deseado durante nueve meses tenerlo entre sus brazos, de pronto siente que la relación tan íntima antes experimentada dentro de su vientre, corre peligro al proyectar a futuro la independencia que adquirirá su bebé. Este es normalmente un sentimiento de añoranza más que de egoísmo, aunque como en todo, existe un riesgo de caer en el extremo que puede resultar perjudicial tanto para la madre, como para el hijo.

Recuerda que toda mujer atraviesa por la depresión postparto en mayor o menor medida y que lo ideal es que te recuperes en poco tiempo, pero es conveniente que desde los primeros síntomas acudas con tu médico.

Abrazo de Chango Marango
Ale Velasco