was successfully added to your cart.
Category

Superación

La historia de la renovación del águila

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

El águila , es el ave que posee la mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 80 años, pero para llegar a esa edad, antes y hacia el ecuador de su vida tiene que tomar una seria decisión.

A los 40 años sus uñas curvas y flexibles , no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.

Su pico alargado y punteagudo, también se curva.

Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas y volar es ahora muy difícil; entonces el águila , tiene sólo dos alternativas: Morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared , donde no necesite volar.

Apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.

Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas y después de cinco meses sale victoriosa para su famoso vuelo de renovación, y entonces dispone de 40 años más.

Discapacitados del alma

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

Hace tiempo leí una hermosa historia de una psicóloga que recibió un paciente ciego, quien la consultó porque sentía una profunda depresión.

Luego de escucharlo, le pide una tarea muy común que se le encarga a personas con este problema: Registrar por una semana en un diario solo las cosas bellas y hermosas por las cuales sentirse agradecido de su vida.

Volvió a la semana siguiente y al llegar el mismo paciente, la doctora se disculpa pensando que tal vez era muy complicada la petición de tarea para una persona que tenía razones muy fuertes para sentir depresión. El paciente la interrumpe y le confirma que sí la había hecho y que le había servido muchísimo.

Abrió un maletín y entregó a la Doctora 4 cuadernos repletos de palabras completados en solo una semana (transcritos del alfabeto braille al español con ayuda de su asistente).

La doctora sorprendida entró en curiosidad por saber qué podría escribir una persona para llenar de agradecimientos 4 cuadernos. No había pasado de la página dos cuando empezó a llorar. Estaba sumamente sorprendida y conmovida por lo que leía y el paciente preguntando la razón de su llanto, recibió respuesta…

Verás, ahora que leo lo que escribes, me doy cuenta que estoy más deprimida que tú y no me había dado cuenta. Se requiere una gran sensibilidad para registrar las cosas que tú me compartes: Agradezco a la vida la maravilla del calor del sol que me despierta, la textura de mis sábanas frescas de algodón y la bendición de tener cada día agua suficiente para una ducha tibia, la sensación y el aroma de una toalla limpia, el olor a pan tostado, las burbujitas de la soda cuando me la llevo a la nariz, el olor del café recién servido, la gentileza de una cajera en el supermercado, etc.

Cosas que todos nosotros experimentamos todos los días pero por nuestra discapacidad, no vemos ni valoramos nada de eso, y desde ahí pretendemos educar a nuestros hijos.

Tal vez esta sea la razón por la que estamos formando una generación de niños malagradecidos que discuten con sus padres por caprichos y berrinches, con una sensación de autoridad enorme porque no han aprendido a valorar nada de lo que tienen, y eso es producto de que no hemos sembrado en ellos el agradecimiento y la consciencia de fortuna por tener un techo donde dormir, comida en la mesa y todas las cosa que olvidamos valorar y disfrutar.

Los que tenemos las necesidades básicas satisfechas nos hemos vuelto insatisfechos, y cada vez buscamos mas cosas para alcanzar la felicidad sin entender que la felicidad es una actitud de encontrar sentido a lo que hacemos, y para eso no necesitamos hacer siempre lo que queremos pues eso nos hace personas: egoístas, superficiales, poco empáticas centradas solo en lo que queremos.

Si viéramos la mitad de  lo que percibe el paciente sin ver, nuestra vida cambiaría en un instante, porque muchos de los problemas que tenemos vienen por no hacerles saber cuanto amamos  a cada uno de nuestros seres queridos, por decir solo cosas hirientes que nos alejan unos de otros cada vez más, rompiendo los vínculos y alejándonos tanto -como decíamos ayer en la fábula de por que gritamos- que corremos el riesgo de no poder volver a acercarnos. Por no tener el amor y la actitud de conocer la forma de llenar los tanques emocionales vacíos de nuestra pareja e hijos, fundamental para mantener unido el sistema familiar.

Si nos proponemos entregar lo mejor de nosotros mismos, claramente tendríamos que cambiar las cosas en la familia, empezando por no perder jamás ni un solo día la oportunidad de hacerle sentir a cada miembro de nuestra familia, lo importante que son para nosotros y lo mucho que los amamos.

Autoestima

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

Seguramente has escuchado o leído muchas definiciones sobre autoestima, pero creo importante tratarlo sin profundizar tanto para que hagas conciencia de lo trascendental de este tema.

La autoestima está conformada básicamente por dos elementos: por una parte, nos hace darnos cuenta de que somos lo suficientemente dignos como personas para ser queridos y amados; y por otra parte, nos da el ánimo y el coraje para emprender actividades de las que nos creemos capaces. En síntesis, la autoestima nos hace ver nuestro valor como seres humanos, iguales a todos los demás. Pero si los niños son maltratados, si se les niega el cariño y se les humilla, crecerán con una autoestima muy baja, lo que los llevará a creer que no son dignos de amor y que no son capaces de hacer nada bien.

La autoestima es la expresión sin lástima ni complejos de sí mismo. Un crecimiento personal sin evaluaciones ni chantajes hacia sí y hacia los que nos rodean. Una fuerza interna que centra y organiza los procesos individuales. Si se recurriera a algunos sinónimos, autoestima sería igual a autovaloración, auto imagen, auto confianza.

La autoestima también es la habilidad psicológica más importante que podemos desarrollar con el fin de tener éxito en la sociedad. Sin autoestima, los niños dudan de sí mismos, ceden frente a la presión de sus compañeros, se sienten inútiles o inferiores y pueden consumir drogas o alcohol como un pretexto para justificarse.

Una comunicación basada en la propia autoestima tendrá congruencia, es decir se hará verdadero contacto y se será emocionalmente sincero con nosotros mismos y con nuestro interlocutor.

Una de las mayores responsabilidades de los padres consiste en ayudar a desarrollar una autoestima sana en sus hijos, y siempre será más fácil cuando identificas y te comunicas con él tomando en cuenta su principal lenguaje del amor, ¿recuerdas?.

Sé la princesa de tu propio cuento

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

Esta es la historia maravillosa de una princesa llamada Aranza, que vivía en un enorme y precioso castillo.

Era la princesa más amada de su pueblo y ella también los amaba. Su reino era como el de los de los cuentos de hadas, donde todos son felices.

Y toda esa felicidad y todo ese bienestar se lo debía el pueblo a su princesa, que era bella, inteligente, bondadosa y sensata.

Pero no siempre fue así.

En su infancia y su juventud, la princesa Aranza había sido una niña malvada y caprichosa.

Tenía los mejores manjares, una abundancia nunca antes vista. Los jóvenes más guapos y varoniles de toda la comarca la elogiaban.

La princesa Aranza había crecido con todas las comodidades que toda mujer quisiera tener.

Ella no tenía que hacer el menor esfuerzo para obtener lo que deseaba, tenía sirvientes que obedecían sus órdenes de inmediato. Sus padres la protegían y le daban todo lo que pudiera desear: dinero, vestidos, manjares, joyas, diversión y descanso.

Como estaba destinada a ser la heredera del reino, la princesa Aranza nunca había tenido la necesidad de trabajar.

La única condición que debía cumplir para recibir toda la riqueza del reino, era casarse con el príncipe que eligiera el rey.

Y así creció la princesa Aranza, como  una jovencita déspota. Era una princesa bella pero tan mal encarada que se veía fea. Y al tener todo lo que deseaba, se descuidaba la cara, el cuerpo, su cabello, y cada vez estaba más y más gorda.

Pero nadie podía decirle nada porque era tan soberbia que humillaba a todos sus sirvientes del castillo. Aquel que se atreviera a mirarla con una mirada crítica, de inmediato era despedido. No había ningún espejo en todo el reino para evitar que la princesa Aranza viera cómo se había convertido en una mujer espantosamente descuidada.

Habiendo sido educada de esa manera, la princesa Aranza estaba destinada a ser otra princesa del montón, temida mientras vivía, pero olvidada por todos apenas hubiera muerto.

Sin embargo, toda su situación cambió repentinamente gracias a su vanidad. Estaba ya tan gorda, tan gorda por no hacer nada y comer tan desordenadamente, que un día encontró un espejo roto en el fondo de una caja abandonada. Ella tenía mucha curiosidad de verse reflejada que tomó de inmediato el espejo y cuál fue su desagradable sorpresa al verse totalmente diferente, cambiar de una bella princesa a una horrible mujer, totalmente cacariza, obesa, con el cabello desalineado y sobre todo fodonga.

En ese momento soltó el llanto y corrió a los brazos de su amado padre, que le confirmó todo lo que ella había descubierto. De inmediato le solicitó a su padre que le contratara a una institutriz que supiera cómo ayudarla a bajar de peso para volver a ser la princesa de antaño.

La institutriz se llamaba Manguntis, era una mujer sabia que no solo se propuso entrenar el cuerpo de la princesa, sino también educar su mente y refinar su alma y espíritu.

En el reino de Spiritu de la princesa Aranza había una montaña muy famosa llamada Punta del cielo. Era una majestuosa montaña y hacía honor a su nombre, pues era una de las más altas del mundo, y los monjes lamas, a lo largo de los siglos, habían construido pacientemente una escalera de piedra en unos de sus costados.

Maguntis, la institutriz, le dijo a la princesa Aranza que si lograba subir la escalera de la montaña, todos sus deseos, todos sus anhelos se cumplirían.

“Si subes la montaña, obtendrás todo lo que quieras de este mundo. Serás delgada y alabarán tu belleza, obtendrás la sabiduría y lo más importante de todo, encontrarás al príncipe más guapo, inteligente, rico de todo el mundo y te podrás casar con él sin necesidad de la aprobación de tu padre”.

Como la princesa Aranza era muy vanidosa, sintió la codicia en su corazón. Quería obtener todo lo que Maguntis le prometía.

Durante semanas enteras se preparó para escalar la montaña. Maguntis sabía cómo motivarla. Era un reto muy grande, ya que muchas personas se habían muerto en el camino, por lo que tenía que empezar muy preparada física, emocional y espiritualmente.

Cuando llegó el momento, se despidió de sus padres y salió del castillo acompañada de Maguntis la institutriz.

Al llegar al pie de la montaña, Aranza sintió vértigo al mirar hacia arriba. La montaña era tan alta que se perdía en las nubes. Volvió el rostro hacia la institutriz y le dijo que nunca iba a poder ascender hasta el final de ese gran reto.

La institutriz le respondió: “Te diré el secreto para llegar arriba. Esta es tu primera enseñanza”:

Si quieres triunfar, no te quedes mirando la montaña. Conquístala paso por paso.

Armada de valor, e inspirada por Maguntis, la princesa comenzó a escalar la montaña.

Al ver su resolución, la institutriz estalló en risas de gozo y le dedicó palabras de aliento para motivarla aun más en el principio de su recorrido. Eres muy valiente, le dijo:

Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía.

Pero recuerda esto durante el camino:

Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.

¿Cuánto tiempo vamos a necesitar para hacer todo el recorrido?, le preguntó la princesa. “Si te esfuerzas y no decaes, llegaremos a la cima en tres semanas”. ¡Tres semanas! ¡No voy a poder! ¡Es imposible! ¡Ni pensarlo!¡Para que me metí en este lío! ¡Mejor me rindo! dijo la princesa con desaliento.

 

Si no te esfuerzas al máximo, ¿Cómo sabrás dónde está tu límite?

Le dijo Maguntis, la institutriz.

Aranza siguió subiendo y poco a poco iba perdiendo peso, la piel se le iba limpiando de tanto sudor. Cuando estaba subiendo uno de los escalones, de repente se cayó y bajó 40 escalones. Tan enojada estaba que le dijo a Maguntis que ya no quería seguir subiendo, ¡No lo voy a lograr! ¡Nunca debí haber comenzado! ¡Voy a ser el hacemereír de todo el reynado! ¡Soy un fracaso! ¡Soy una tonta el pensar que lo podía lograr! No es posible perder todo lo ganado.

La sabia Maguntis le dijo:

En la vida tendrás caídas y tropezones, retrocederás tu camino varias veces, pero levántate cuantas veces sea necesario, voltea y visualiza tu meta cada vez que te caigas, no la pierdas de vista nunca.

Habiendo escuchado esto, Aranza sacudió sus vestidos, limpió su herida y siguió subiendo más escalones, pero ahora tuvo más cuidado cada vez que ponía un pie. Maguntis, su institutriz, ha sido su principal motivadora en esta travesía, ha sido su voz que la impulsa seguir subiendo.

La princesa Aranza había conseguido llegar a la mitad y por un momento pensó que apenas iba a la mitad del camino. Con su bella voz Maguntis le brindó otro aprendizaje:

Centra tu mente en la maravilla del día a día, de lo cotidiano. Aunque tengas malos momentos, centra tu mente en lo positivo, piensa en lo que llevas recorrido y no en lo que te falta por recorrer. Aprende a ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

Aranza decidió descansar y pasar otra noche a un costado de la montaña. Antes de que amaneciera se despertó rápidamente y empezó a subir nuevamente las escaleras, lo hizo temprano para que poder escalar lo más posible antes de que apareciera el sol. Ella se decía a sí misma, tu puedes Aranza, lo tienes que lograr. Si las cosas se hicieran facilmente, cualquiera las haría.

Estaba impactada de voltear hacia abajo y darse cuenta de lo que había logrando, no podía creer que hubiera ascendido tantos escalones, que estaba a punto de llegar a la montaña.

La princesa Aranza da el último respiro para llegar a la cima y encontrar a su príncipe azul tan anhelado. Toma su último trago de agua y decide seguir su camino, pero ahora sin pararse, decidida a alcanzar la meta que había visualizado desde hacía varias semanas.

Cuando subía los últimos escalones ahora escuchaba su propia voz que le decía:

Focaliza tu mente en todo lo positivo y deseable, no te venzas, tú puedes alcanzar tu meta, tu tenacidad y perseverancia lograrán que algún día llegues a conseguir tu sueño.

La princesa Aranza subió los últimos escalones y llegó a la cima. Emocionada de haber conquistado la montaña Punta del cielo, empezó a brincar efucivamente, a gritar de la emoción por haber conseguido lo que se había planteado hacía semanas, decidida a cambiar su vida, a moverse de su zona de confort, a cuidar su cuerpo y mente para lograr ser un mejor ser humano y dejar huella.

De lo que no se había percatado era de que Maguntis su institutriz se había quedado a la mitad del camino y que la voz que había escuchado era su propia voz interna, que la motivaba para perseguir sus sueños.

Estaba impactada de la fuerza interna que había adquirido a lo largo del intenso camino.

Cuando llegó a la cima buscó en el fondo de su mochila un pedacito del espejo roto para poder reflejarse y se dio cuenta de que se había transformado como una verdadera mujer, luchando más por cambiar su interior que su exterior.

Al encontrarse en la cumbre de la montaña Punta del cielo, vio un paisaje esplendoroso con un sol que nunca había visto, un maravilloso arcoíris que decoraba el paisaje más increíble que sus ojos habían observado.

Aranza estaba en la Montaña más alta de todo el reinado, totalmente satisfecha por lo que había logrando y se dio cuenta que era capaz de lograr eso y mucho más.

La princesa Aranza estaba tan impactada de la bella vista que no se había percatado que a sus pies, cerca de ahí, había un pequeño estanque con el sapo más hermoso que había visto en su vida. Estaba decidida a besarlo para que pudiera hacer realidad su sueño, corrió hasta la orilla para besar a ese bello animal y después casarse con él. Pero de repente se detuvo y su voz interna le dijo:

A partir de ahora, deja de buscar a tu príncipe azul, deja de buscar a tu media naranja, mejor sé la princesa de tu propio cuento, de tu propia historia.

 Deja de sobrevivir y comienza a VIVIR

Cambia tus pensamientos

Por | Autoestima, Fábulas, Psicología, Superación | Sin comentarios

Te invito a jugar un pequeño pero poderoso juego que activará tu imaginación. Empieza por ti y luego juega con tus hijos, seguro generarás temas para reflexionar durante la hora de comida, y si me tomas un practiconsejo, si tu familia es de las que acostumbran a tener una tele en la cocina o en el comedor, tal vez sea buena idea que la cambies de lugar.Las horas de comida son momentos especiales para conectar entre familia, y las charlas que se llevan ahí marcarán la vida futura tuya y sobre todo de tus hijos. Tal vez son esos momentos los que hacen la mayor diferencia entre las familias de personas que llamamos exitosas y el resto de ellas.Muy bien, hecha la recomendación quiero que tomes tu diario y te prepares a responder estas preguntas:

Si tuvieras todo el tiempo y dinero del mundo, ¿cómo sería un día completo?

¿Qué es algo que haces y que al hacerlo sientes que el tiempo se detiene y estás conectada con la vida?

Haz estas mismas preguntas a tus hijos, posiblemente no tendrán claridad pues ellos viven literalmente en un mundo diferente pero tal vez sus ideas te inspiren a cambiar tus prioridades pues te darás cuenta que los niños sanos requieren tan poco para ser felices que muchas veces postergamos la felicidad y nos alejamos de ella aun cuando la tenemos a escasa distancia y/o a mínima inversión de recursos, de hecho me atrevería a decirte que si piensas diferente tal vez te falta más creatividad y para eso los niños son maravillosos.

Bien ahora que sabes qué es lo que estarías haciendo si tuvieras tiempo y dinero y que te hace sentir felicidad, es tiempo de empezar a fijar objetivos para volver esos sueños en metas con un plan de acción concreto para empezar a acercarte a eso que habrás descrito en tu diario.

Para muchas personas es confuso y complicado fijar metas porque no saben lo que quieren, pues lo que describen son cosas no concretas sino generales que sirven de poco para clarificar pero curiosamente esas mismas personas saben claramente lo que les molesta y lo que les impide ser felices, así que si este es tu caso, toma tu diario y lista todas aquellas cosas que ya no quieres en tu vida.

Cuando hayas hecho esa lista (hazla aun cuando sí creas saber claramente lo que sí quieres), ahora tendrás mucho más claridad sobre lo que sí quieres pues generalmente es justo el inverso de lo que ya listaste, así que ahora escribe una lista con lo que “sí quieres” y hazlo en presente aun cuando todavía no haya evidencia para sentir que eres, tienes o disfrutas eso que quieres experimentar.

Escribe esa lista empezando con las palabras:

Elijo, tengo, disfruto, me merezco, soy, disfruto ______________

Te recomiendo no meterle ruido a tu imaginación con tus creencias limitantes que dudan de que eso que puedas listar sea o no posible, no tienes que pensar ni responder aun como sucderán las cosas, solo es importante mantener tu mente abierta para no limitar lo que quieres pero “por ahora” evita los detalles, concéntrate en el objetivo central de tu experiencia.

Si buscas independencia económica podrías escribir: Soy una persona autosuficiente con múltiples oportunidades de ingresos variables y fijos, otra idea sería: genero mucho más dinero del que requiero para vivir el estilo de vida que amo.

Seguro te podría parecer absurdo pero hazlo, con la actitud adecuada al menos te será divertido mientras comprendes a donde vamos…

Una línea que te recomiendo escribir es: Siento  una profunda paz interior, una plena confianza en mi y en mi proceso de vida.

Por lo general cuando sentimos paz, lo demás es mucho más sencillo y alcanzable pues la mente se abre a la creatividad y la inspiración.

La principal causa por la que la gente no consigue lo que quiere es que no sabe lo que quiere

Recuerda la frase que te he escrito anteriormente que dice: “Objetivos firmes y medios flexibles”. Esta frase sugiere tener claridad en lo que quieres pero con apertura a las formas que se presenten para alcanzarlos así que sería bueno que al final de cada frase pongas: “Esto o algo mejor para mi y mi familia”.

En realidad podrías pensar que esto no es nuevo pues hay decenas de libros y películas que hablan de la llamada y a veces mal entendida ley de atracción, y no te diré que no pero más que eso pues cuando tienes claridad de los objetivos y las razones por las que los quieres, tu cerebro se apoya en un área muy antigua y especializada llamada: Sistema de Activación Reticular, la cual es un área clave en la supervivencia por lo tanto, cuando fijas un objetivo en esta red neuronal, esta poderosa área del cerebro te permitirá ver y re interpretar información de una forma que antes era literalmente invisible para ti, y es por eso que podrás ver y conectar puntos de forma muy creativa y poderosa que refuerzan la frase que puse en el párrafo anterior.

Además de lo anterior el uso regular de la visualización de tus metas y las razones por la que las quieres, ejercitará tu mente para elegir acciones lógicas y consistentes que te permitirán acercarte a tu objetivo, y es por eso que es tan importante que priorices tus metas para enfocar toda tu atención y energía en una sola a la vez.

Finalmente la recomendación final sería que tomes esta práctica como un juego serio, y describas sin obsesiones ni apegos lo que quieres, visualizando claramente la razón por la que te interesa lo que dices y la forma en que podría cambiar tu vida, al hacerlo te darás cuenta si en verdad esa meta te ayudará a lo que dices, o tal vez te llegará la inspiración de un mejor objetivo para satisfacer esa idea.

Lo importante es que te diviertas mientras lo haces y observes cómo de una u otra forma, al trabajar con esto, tu mente y tus pensamientos transformarán literalmente tu vida