was successfully added to your cart.

Carrito

Fábula sobre el cerdo y la gallina

Por abril 5, 2016Fábulas

¿Conoces la diferencia entre compromiso e involucramiento?

Déjame te cuento esta popular fábula sobre un cerdo y  una gallina.

Cierto día, cuando ambos fueron invitados a un desayuno; el cerdo se sentía bastante mal, no quería participar, la gallina por su parte muy contenta lo incitaba a que fueran, pues sabía que el desayuno sería de lo mejor. Ante su insistencia el cerdo le preguntó, ¿sabes por qué nos invitan?, porque somos el desayuno, pero con la diferencia en que tu estás involucrada en cambio yo estoy comprometido, el desayuno consiste en huevos con jamón.

 

Estar comprometido es casi dar la vida por aquello en que uno cree, porque se está convencido y en ningún momento da un paso atrás. El involucramiento es simplemente convertirse en un mero observador del cambio. Algunos(as) son como las gallinas por su pobre nivel de involucramiento y su ausencia de compromiso, pero lo que es más aún, como la gallina cuando ponen un huevo lo cacarean tanto para que todo el mundo se de cuenta, se imagina uno por el escándalo que hacen, que es un huevo del tamaño del de un avestruz, cuando se ve, no era para tanto.

Por otro lado tenemos a las tortugas, que van despacio, son constantes y perseverantes, sin mucho ruido y en la oscuridad de la noche sin que nadie las vea, ponen cantidad de huevos, y muchos hemos visto las tomas en la TV, como derraman lágrimas en el proceso. Pero las tortugas, como aquellos que trabajan de tal forma, en silencio, sin ruido tienen muchos depredadores, que están listos para destruir un trabajo, para minimizar un resultado, para servirse de lo que otros producen.

Queda en cada uno de nosotros, decidir si realmente estamos comprometidos o únicamente somos meros observadores, sin dejar huella en cada una de nuestras sociedades.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.