was successfully added to your cart.

Carrito

Jamás te olvides de ti. Parte I

Por abril 23, 2019Blog, Mujer
Mujer: Jamás te olvides de ti

Uno de los grandes retos que enfrenta la mujer de hoy es lograr el equilibrio entre su vida personal y su vida profesional, pues resulta muy fácil perderlo entre el rol maternal y el mundo laboral.

Al enfrentarse al mundo laboral quiere quedar bien con todas las personas que la rodean: su familia, su pareja, sus hijos, su jefe, sus amigas y además, sin sacrificar a nada ni a nadie, aunque tenga que renunciar a su propio bienestar.

El estrés que se genera por buscar una vida perfecta sin tener que pedir favores y sin una red de apoyo, la desequilibra.

Esta dualidad de buscar ser mujer y mamá al mismo tiempo, es de los asuntos que más preocupa al mundo femenino, porque muchas lo ven como algo separado en lugar de asumirlo como un proyecto integral de vida, sin necesidad de sacrificar un papel u otro.

Es fundamental que la mujer se prepare física, emocional y profesionalmente, para que cuando tenga una oportunidad laboral también estén en orden su vida personal y la de su familia.

La mujer regularmente viaja muy cargada de equipaje, tiene encima de ella demasiadas cosas y quiere ser multitask, es decir, la que todo resuelve, que nunca se queja, come mal y duerme cada vez menos.

Por desgracia, este tipo de mujeres en algún momento pierden el equilibrio y de la noche a la mañana explotan, se enferman, están irritables, les gritan a sus hijos, se enoja con su pareja. Algunas piensan que pueden hacerlo solas, pero la realidad es que necesitan ayuda de familiares, de la pareja o de amigas, para poder desarrollarse con mayor tranquilidad y sin tanto estrés.

Se puede ser mamá y mujer. Busca  diferentes opciones que te permitan lograr tus objetivos y no te des por vencida, ¡arriesga y confía en tus habilidades! Organiza tu tiempo y tu espacio, nunca dejes a un lado tu bienestar físico ni el emocional, porque si estas mal, todo alrededor lo estará también; en cambio, si estás bien contigo misma, lo demás caminará solo.

Por Ale Velasco.
Abrazo de Chango Marango