was successfully added to your cart.

Carrito

mamitis

Mamitis

La mamitis es una etapa que preocupa mucho a las mamás, si tenemos que trabajar sentimos una culpabilidad muy grande, ya que quisiéramos estar con nuestro hijo todo el día.

La verdad es que ¡no podemos! Nos angustia pensar en el momento en que tenemos que dejarlo llorando en casa o en la guardería; se nos hace un nudo en la garganta cuando lo vemos así y no sabemos qué hacer.

Lo esencial es saber hablar de esta situación con nuestro hijo, como explicarle comunicándole lo importante que es él para nosotros y transmitiéndole que mamá tiene que ir a trabajar para poder llevarlo a pasear y comprarle todo lo que necesita incluyendo sus juguetes, definitivamente la culpa que siente la madre la transmite al hijo, recuerden que los niños son muy perceptivos y reaccionan de forma negativa, por eso, hay que abrirles nuestro corazón y con seguridad los pequeños entenderán que todo lo que hacemos es en beneficio de ellos.

Por otro lado, las mamás que no trabajan, también deben de  ir al super, al mercado, al banco, hacer la comida, hacer ejercicio y muchos niños quieren estar pegados a ellas todo el día, aunque los lleven a estimulación temprana, a los desayunos con las amigas, a sus actividades diarias,  no pueden ir ni al baño sin avisarles, porque rompen en llanto.

Las mamás que tienen la fortuna de estar con sus hijos todo el día, en ocasiones se culpan de que están haciendo un hijo consentido, ya que a cualquier persona que se le acerca le voltea la cara o le baja la mirada o se esconde tras sus faldas, y lo justifican diciendo que tiene sueño, que le están saliendo los dientes, que no ha comido o que tiene gripa, ya no saben ni que inventar a las amigas que se acercan muy cariñosas a saludarlo y éste les hace una grosería.

Es común que las mamás que se dedican a sus hijos de tiempo completo no se sientan productivas, pero no olviden que lo primordial de todo es dar calidad y no cantidad, así que será benéfico para todos que busques alguna actividad que te permita separarte de tus hijos al menos por un rato.

Si anteriormente trabajabas y ahora estás dedicada a tus hijos al cien por ciento, los niños  sienten la carga emocional, si muy en tu interior estas enojada porque no puedes ir a trabajar y “tienes” que quedarte a cuidarlos,  en lugar de eso, mejor valora lo trascendental que es poder gozar a tus hijos en cada etapa de su vida, disfrútalos y poco a poco enséñales que no puedes estar todo el tiempo con ellos.

Te invito a leer mi libro El lenguaje del cariño, donde encontrarás más información acerca de este tema, busca mi tienda en línea en www.alevelasco.com

Abrazo de Chango Marango
Ale Velasco