was successfully added to your cart.

Carrito

Mujeres explosivas

Por abril 7, 2016Autoestima

Las mujeres cargamos con un estigma injusto. Durante siglos se ha dicho que actuamos visceralmente, que solo nos mueven los sentimientos y que dejamos de lado la razón. Sabemos que esto no es verdad, pero en ocasiones alimentamos esta fama debido a que nos comportamos de manera irracional. Por supuesto, no es una cuestión de género, pues lo hombres también pasan por momentos de irracionalidad.

Sin embargo, para evitar que a ti te etiqueten como una mujer histérica que explota ante cualquier pequeñez, te recomiendo que tomes en cuenta los siguientes comentarios y sugerencias para evitar explotar.

1. Respira profundamente tres veces:

Antes de contestar respira hondo, primero piensa y luego contesta. ¡Escucha! O tu lengua te volverá sorda.

2. Duerme bien:

Dormir las horas que necesitas hace que tu cuerpo descanse y tengas la energía necesaria para trabajar arduamente. Hay personas que con pocas horas se sienten bien; en cambio, otras necesitan mínimo de 8 horas. Conócete y busca descansar para evitar alterarte.

3. Aliméntate sanamente:

Comer bien y a tus horas, es algo estrictamente necesario. Muchas mujeres lo dejan a un lado y desgraciadamente después sufren las consecuencias. No dejes de hacerlo y cuídate, ya que nadie verá mejor por ti que tú misma. Siempre lleva una barrita nutritiva por si te da demasiada hambre entre comidas.

4. Haz ejercicio:

Las mujeres en muchas ocasiones dejamos de hacer ejercicio porque no tenemos tiempo, pero buscar unas horas a la semana para practicar algún deporte o yoga o caminar, es una forma de cuidar tu salud. Encuentra tiempo para ti por lo menos dos veces a la semana.

5. Evita estar acalorada:

El calor hace que las personas exploten con mayor facilidad y más cuando la hormona está fluyendo, procura cubrirte bien en las mañanas, pero prevé que puedas quedarte con algo más ligero durante el día, ya que muchas mujeres son friolentas, se ponen cuellos de tortuga y a medio día ya no saben qué hacer con tanto calor que tienen.

6. Toma tu tiempo:

En la Ciudad de México o en algunos países que existe mucho tránsito, hay que prever el tiempo de traslado, ya que si antes hacías 20 minutos ahora puedes hacer una hora. Es recomendable llevar siempre un buen libro contigo y una libretita para poder escribir tus pendientes o algunos pensamientos que se podrán convertir en futuros libros.

7. Controla el tiempo de respuesta:

En ocasiones alguna persona mueve nuestros sentimientos. Es decisivo procurar mejorar nuestro tiempo de respuesta. Busca el momento ideal para poder responder. Si estás a unos días de tu período, toma en cuenta que estás muy irritable y tu respuesta puede ser muy agresiva. Si reaccionas a algo que te pueda afectar, lo tomarás de una forma visceral, lo más probable es que hagas daño a otras personas, entre ellas tu familia o en particular tus hijos, y ellos no tienen la culpa.

8. Encuentra caminos de salida:

Es conveniente encontrar pequeños mecanismos de escape ante una situación que nos haya agitado anteriormente. Si estás en una reunión familiar y tu suegra comenta algo que no te parece, levántate sin hacer ningún escándalo, sal a tomar aire fresco o toma agua. Si siguen hiriendo tus sentimientos, es mejor que te alejes del lugar y evites enfrentarte.

9. Dirígete al baño y empieza aplaudir:

El contacto con tu interior al momento de aplaudir es muy bueno, porque te enseña a estar en el aquí y en el ahora. En ocasiones el ser humano se enoja no por lo que hicieron los demás sino por momentos de frustración que tiene la propia mujer.

10. Date un palmazo:

Con el fin de evitar que las madres les peguen a sus hijos, es mejor que se den un aplauso a ellas mismas, de esta manera lograrán controlarse e impedir herir a los hijos, porque en ocasiones se les pega no por lo que hicieron sino porque la madre está enfurecida. Este tipo de técnicas contribuyen a no desquitarse con los hijos y a lograr un mejor control como persona.

11. Descubre los síntomas de alarma:

Cada uno de nosotros tiene sus propios síntomas físicos de agitación: taquicardia, sudor frío, nudo en la garganta, falta de respiración. Si sabes de antemano lo que te sucede cuando te alteras, es mejor identificarlo antes de caer en una reacción explosiva, respira profundo.

12. Analiza las causas:

Por alguna razón en ocasiones existen hechos que nos afectan en particular profundamente. Debemos buscar su causa y saber por qué nos está inquietando tanto, tal vez están hiriendo nuestra niña que llevamos dentro. Es decisivo encontrar lo que nos está molestando y buscar ayuda psicológica para resolverla, no temas pedir apoyo, verás como tus cambios serán favorables.

13. Lucha las batallas que debas de luchar:

Las mujeres luchamos todas las batallas tanto con familiares como con amigos, y lo esencial de este proceder es que antes de reaccionar y encolerizarse, piensen si vale la pena pelear por esa batalla. Lo que no, es mejor hacerlo a un lado.

14. Haz cosas para ti y por ti:

Busca actividades que te gusten hacer, que te hagan ser feliz y realizarte como ser humano y si además te pagan, pues resultaría maravilloso.

15. Aprende a decir que no:

Cuántas veces haces trabajos que no te gustan y en lugar de estar satisfecha te sientes frustrada y enojada. Cuando algo no te parezca, es mejor decir que no y buscar cualquier alternativa para salirte. Cuando te sientas explotada en un trabajo, es mejor buscar alternativas.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.