was successfully added to your cart.

Carrito

Todo depende del cristal con que se mire

Por mayo 16, 2019Blog, Mamás
Todo depende del cristal con que se mire

Todo depende del cristal con que se mire

¿Ser madre es un sacrificio? ¿Qué has sacrificado personalmente como mujer ante tu rol de madre?

Continuamente les pregunto a las mujeres que me siguen en las redes sociales, acerca de lo que piensan de su papel como madres y sobre todo cómo asumen su papel de mujeres. He recibido infinidad de respuestas, algunas mencionan haber sacrificado mil cosas, otras dicen que la palabra “sacrificio” denota resignación, dolor, obligación y que, en lugar de verlo como un sacrificio, lo toman como una decisión de vida.

Estas son algunas ideas que tienen muchas mujeres y vale la pena compartir, para darnos cuenta de lo que piensan y a partir de ello trabajar en lo que es mi Misión de Vida:

Cambiar la mentalidad de las mujeres para que se quieran, se valoren y crean en ellas mismas.

Aquí enlisto algunos de los comentarios:

• Muchas contestaron que, al no poder trabajar, sacrificaban su independencia económica. Desgraciadamente, eso le daba el control a la pareja sobre ellas.
• A muchas mujeres les genera conflicto haber dedicado tantos años a su preparación y no poder llevar a cabo la actividad para la cual estudiaron.
• Sacrifican el no poder seguir desarrollándose en su vida profesional.
• Por un hijo dejas de ser tú y es como una lucha entre ambos para liberarse pronto de los sacrificios y recibir sólo los beneficios.
• Las mujeres entran en conflicto cuando no tienen ayuda de familiares o amigas, o no se tiene la posibilidad económica para contratar a alguien que las apoye.
• Algunas madres quieren estudiar una licenciatura o una maestría pero no pueden por falta de tiempo y dinero.
• Se sacrifica la libertad, la vida profesional y el tiempo para sí misma.
• El poder emprender un negocio, horas de sueño, comprar ropa o zapatos.
• Miedo de tener una vida en pareja por no elegir al hombre adecuado, por lo tanto, no se arriesgan y se quedan solas.
• Aplazar las cosas, sueños y anhelos propios por los de los hijos.
• Otras piensan que sólo pospusieron su tiempo, el cual se dedicaron a fomentar valores y a crear seres responsables.
• Sacrificar vida social y la vida misma al no cuidarse porque no se sienten enfermas.
• “Más que sacrificar, aprendí que el mundo no gira alrededor de uno, que puedo hacer prácticamente todo lo que me proponga, a tomar decisiones, a ser responsable, a madurar y sobre todo a evolucionar. Mis hijos fueron deseados y planeados, tal vez por eso nada del proceso lo he sentido como sacrificio”.
• Más que sacrificio es una decisión de vida.
• Valores paralelos y no en pirámide y congruencia en todo.
• “Mantener mi carrera en paralelo también me mantiene viva y me ayuda estar en equilibrio… El pensar no sólo en mis hijos es bueno para mí y definitivamente para ellos. Pensar en otras cosas es lo que me da balance. Y, bueno, definitivamente tener mi agenda con mis amigas y conmigo misma también me ayuda a recobrar la energía”.
• “Si me falta cualquiera, me desequilibro. Necesito las dos: mi ser profesional y mi ser familiar”.
• “Aprendiendo a vivir en un orden, dando a cada cual su espacio… estando en el aquí y el ahora”.
• “Cuando las mujeres asumimos que no somos la mujer maravilla y aceptamos que nos cansamos, no somos perfectas pero que todo lo que hacemos lleva todo el amor y el esfuerzo, las cosas salen mejor”.
• “Sabiendo cuál es nuestra responsabilidad, sin dejar de ser nosotras mismas y sin la mentalidad de porqué soy madre dejo de ser una mujer plena y productiva que lucha por sus sueños y realización”.
• “Esto no ha sido sola. Siempre he visto como un aliado a mi esposo, como cómplices a mis hijos y a las personas con las que trabajo, ya sea en el hogar o en mi entorno profesional. Lo que sí puedo asegurar es que cuando logras hacer esas alianzas se reduce la brecha para llegar a ese equilibrio”.

Recupera tu faceta de mujer, no la dejes a un lado.

Abrazo de Chango Marango
Por Ale Velasco