was successfully added to your cart.

Carrito

Vivir en armonía personal y profesional

Por mayo 1, 2019Blog, Mujer

¿Por qué a las mujeres nos cuesta tanto disfrutar de nuestra vida profesional? La verdad es
que los horarios y las condiciones de trabajo son de hombres para hombres, no para mujeres con
hijos que desean estar con ellos y al mismo tiempo ejercer su trabajo de forma profesional.

La mujer esta perdiendo su balance en su rol maternal enfrentándose al mundo laboral, quiere
quedar bien con todos: su familia, su pareja, sus hijos, su jefe, sus amigas sin sacrificar a nada ni a
nadie, pero renunciando a su bienestar por quedar bien con todos. El estrés de hacer una vida
perfecta sin pedir favores o tener una red de ayuda la desequilibra.

La dualidad de buscar ser mujer y mamá o de elegir entre ser mamá o mujer, es la que
preocupa día a día al mundo femenino, porque es común verlo como algo separado en lugar de
asumirlo como un proyecto integral de vida, en el que no es necesario sacrificar un papel u otro.
Por qué nos da tanto miedo plantear nuestras reglas para trabajar, muchos lo verán como
condiciones, pero si somos profesionales que desquitamos cada minuto, cada jornada de trabajo,
¿por qué nos dejamos explotar en lugar de valorar lo que hacemos a diario?

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo poner límites en el mundo laboral y arriesgar lo que más
queremos que es nuestra familia, ¿por qué permitimos un horario de entrada pero no establecemos
uno de salida?

Muchas mujeres han decidido dejar su carrera a un lado por algunos años, buscando
oportunidades laborales con flexibilidad de horario para poder trabajar y estar con los hijos.
Es fundamental que la mujer se prepare física, emocional y profesionalmente, para cuando se
presente una oportunidad laboral tenga en orden tanto su vida personal y familiar.

La mujer puede perder la armonía cuando no cuenta con una red de apoyo que le permita
equilibrar su vida. Es común que las madres piensen que pueden hacer todo ellas solas, pero la
realidad es que necesitan de familiares, de la pareja, amigas o de alguna otra persona de su
confianza, para poder desarrollarse con mayor tranquilidad y sin tanto estrés.

Recuerda que si nosotras estamos mal, todo lo que ocurra a nuestro alrededor también lo estará, en
cambio si estamos bien con nosotras mismas lo demás caminará solo.

No olvides comunicar lo que piensas, escuchar tu voz interna, conectarte con tus necesidades y tus verdaderos deseos, pero sobre todo valorarte.

Abrazo de Chango Marango
Ale Velasco